sábado, 13 de octubre de 2012

LA RATA Y EL MUERCIELAGO



Miren este “chiste”… Tiene  una candidez hermosa, la misma candidez con la que proyectamos las íntimas expectativas, los miedos y esta  gran necesidad de creer en lo que creemos De un modo en que se vuelva trascendente y cosmicamente explicativo.
¡OH! Dios, un ángel,- dice la rata- que se eleva en adoración de un semejante advenido en sagrado. Ese Otro, cuya expectativa y admiración le pusieron alas y aureolas de múltiple intención. La rata ve un ángel, ¿pero qué percibe el murciélago cuando viene hacia ella?
…Cuando dos universos abordan la frontera en común proyectan el universo de Dos; el que mira y el que es mirado, O si se quiere la relación entre dos, los equívocos, el miedo al rechazo, la esperanza, la amenaza, el endiosamiento, y la identificación que surgen del choque, la colisión de interpretaciones  distintas.    
Es interesante que el chiste sólo haga “hablar” a la rata mientras que el murciélago permanece en el misterio de su llegada: porque el Otro que llega siempre es un misterio, el agujero oscuro en donde caben los infinitos seres de la mente, la trama de los soles, las galaxias, y la posibilidad purísima  de todas las cosas. Y es este encuentro el que realiza la inmensidad del sentido en que lo advenido se torna real. Quiero decir, un ser cuyo significante vacio ha recibido el agua de todas las vertientes que lo convierten en océano.  Hablo de una corriente en donde las cosas suceden sin un propósito hasta que el sentido las detiene en una exclamación, una observación admirativa ¡Mi Dios, un ángel! Que al instante torna en aquello que es evocado por la enunciación del deseo.
 Y sin embargo el ángel  es nadie, y el que evoca también es nadie pues ambos son al mismo tiempo aquello que adviene: el suceso de la divinidad en curso. …Porque cualquiera sea el Quién (murciélago o rata) son parte del suceso que es, Y sólo queda un “Qué”, eso que provoca la perplejidad y la exclamación de lo que se manifiesta sin creador ni criatura: La divinidad sucediendo. //

domingo, 19 de agosto de 2012

El surgimiento de un paradigma

Einstein y Eddington (Ellos cambiaron la forma de ver el mundo)
Eso decía el título de la película, y la compre sin saber aún que al abrir el DVD habría una clave y un mensaje para descifrar…
La Trama y sus personajes:
…Corrían los años de pre guerra y dos científicos, cada uno en su mundo y su país, vivían vidas paralelas: El cuáquero Inglés Eddington, Ordenado y perfeccionista, había logrado plasmar en su existencia familiar y cotidiana la belleza quieta y repetitiva del mundo planteado por Newton, cuya concepción de universo incluía también la presencia de Dios.
Entre tanto, el joven Einstein vivía sus pasiones en la tranquila Suiza que le dejaba tiempo a su imaginación desenfrenada, que lo alejaba de la vida cotidiana. Una gran distancia los separaba; el temperamento y la naturaleza de sus visiones: el orden y el caos, lo medible y lo improbable, hasta que la guerra logra involucrar sus destinos. El joven Einstein es tentado a ir a Alemania para desarrollar sus ideas temerarias, y el brillante jóven Eddington, (como representante de la antigua ciencia), es convocado por su país a desacreditarlo. Sin embargo, cada uno en su trinchera padece los mismos infortunios, el horror ante la guerra absurda y el predominio de los intereses políticos que pretenden manipularlos.   
En su razonamiento, implacable y desprejuiciado, Einstein plantea preguntas mortales al modelo newtoniano, con las que abre una “duda razonable” que el honesto Eddington no puede ignorar. Y entonces, ambas voluntades se unen más allá de la guerra, los intereses facciosos, y los temperamentos.
Einstein, el teórico, atraviesa la certeza convencional y se aventura en ideas extravagantes de muy difícil demostración. Y no obstante, ha logrado abrir un agujero de incertidumbre en el círculo “no se pasa” del paradigma vigente.  Pero su visión pudo haber sucumbido en el divague de no haber encontrado su polo encarnativo; Eddington, el estricto medidor de estrellas formado en el rigor  matemático de Newton, un hijo de Newton. ¿Quién otro sino podía hacerlo?  El inglés, busca la oportunidad de un eclipse en Africa para tomar fotográfías y compararlas con los viejos dibujos. Y pese a las oposiciones y prejuicios obtiene la muestra; pero antes de cotejarla para sí mismo decide hacerlo en  público, ante una selecta comunidad de astrónomos quienes comparten la secreta esperanza de que Einstein esté equivocado.
Es un momento de tensión extrema en la que dos mundos son posibles; la continuidad de la razón newtoniana, con leyes lógicas y predecibles, y el inmanejable universo de Einstein de tiempo y distancias relativas. La demostración certifica la presunción de Einstein: el espacio es curvo, y genera estupor en algunos carcamanes que se retiren. Sin embargo Eddington percibe la magnitud de la comprobación (la intersección de dos mundos en conflicto) y con sobriedad –no exenta de emoción-anuncia: ¡A partir de este momento el universo no volverá a ser el que conocimos!
                            La película plantó una idea en mí, una idea que quiero compartir.
Haciendo analogía la situación podría ser similar a la que la humanidad vive actualmente. Un modelo que cae y hace aguas mientras otro, aún hipotético, busca un espacio de concreción. Sólo que ahora, el cosmos considerado no es el espacio sideral sino el Hombre y sus supuestos. Porque las leyes que hasta hoy lo rigieron como primate superior de un modelo vertical y jerárquico están cuestionadas “por la duda razonable” de que la dimensión humana podría no ser lo que hasta hoy sostenemos.
En la Gran mente hay muchos Einstein produciendo conjeturas interesantes, o quizá simplemente preguntas prometedoras. 
...Hay muchos Einsteins imaginando posibilidades en un plano de la mente aún puramente teórico. Hay muchos Einsteis preparando el pasaje del Hombre "bio-evolutivo" al hombre "cuántico". No obstante, dichos supuestos son aún lejanos a su posibilidad en tanto no surja de entre nosotros, los humanos, un Eddington capaz de demostrar lo indemostrable. La materialización de un hito que dé encarnadura al nuevo paradigma de Hombre. La resolución en la existencia de un proceso que lleva largo tiempo, pero que en el tiempo humano se realiza en una coordenada que conjunta circunstancia y símbolo en un acto contundente, una encrucijada de demostración indudable en la que la humanidad, igual que Eddington, pueda decir. ¡A partir de este momento el Hombre no volverá a ser el que conocimos!/ 

sábado, 11 de agosto de 2012

…Nos los mandantes

….Hoy, la cosa pública esta muy confusa. Si te quejas por viajar como sardina te acusan de estar en contra de los trabajadores, en contra de Macri O en contra de Cristina. ¿Pero a quién le importan las miles de personas  cautivas y maltratadas por una situación que no provocaron?, O si…. ¡Votamos!, y este es nuestro castigo.
Los mandantes estamos enojados, pero por desgracia el enojo no pasa de ser un rechifle de malos humores y agresiones (entre nosotros) además de las que ya soportamos por el simple hecho de estar ajenos y enajenados de las políticas que hacen “ellos”, los mandados. Pero hoy, los mandantes estamos enojados, y cuando los mandantes se enojan, más tarde o más temprano caerán desde el cielo rayos y centellas.
…Lo que la ciudad vivió en estos días fueron verdaderos días de furia contra todo y contra todos. Una suerte de emoción colectiva de carácter impreciso, caótico y destructivo. Semejante emoción no se disuelve tan fácilmente, o más bien, no se disuelve sino que tiende a encarnar y hacerse evidente. ¿Pero qué forma tomará una emoción tan subterránea?
Nadie lo sabe, ni siquiera el mandante.
Si yo fuera político/a me ocuparía de dicha emoción con más cariño con el que se cuidan los números de la economía de “ganancias”, para unos pocos…  Si yo dura política/o pondría más bien los oídos en el crujir de la tierra y sus dolores por la masacre extractiva de los bosques, las aguas, las montañas, las minas, y pondría menos oídos a los chismes y diretes de los medios y sus opinadores. Si yo fuera político/a me ocuparía de acabar con la pobreza, (que es más mental que física) debido a la condenación social que los restringe a “ser los carenciados del sistema” para que el modelo funcione: acumulación para unos y planes para los otros.

Si yo fuera político/a en estos días no dormiría tranquilo/a, porque el pueblo, que hasta hoy se comporta como un manso cordero, en verdad es un dragón, un dragón dormido en la profundidad inconsciente que rige la voluntad colectiva, un dragón oculto y poderoso.
…Un dragón, que cada tanto despierta, y cuando despierte ¿Cómo imaginan que será su despertar?


domingo, 29 de julio de 2012

El materialismo cotidiano


…. Hay un momento en la vida de la conciencia en que el mundo exterior se presenta como evidencia irrefutable de que las cosas son aquello que los sentidos perciben;  lo que se ve, lo que se toca, e incluso aquello que se dice; Porque este “algo” percibido es la prueba de que “allí”, afuera, hay  una existencia  independiente de los pareceres e impresiones  del sujeto. Se trata de un realismo ingenuo e inherente, un realismo situado en la costumbre, lo impensado, y por lo tanto invisible a los ojos.   
…No importa cuántos filósofos -durante siglos- hayan hablado del tema; aun hoy en lo más automático de nuestra vida cotidiana conservamos esta matriz realista que aplicamos a gran parte de nuestras acciones y pensamientos de manera fáctica. 
Me refiero a que hemos solidificado tanto los “objetos”, que estamos dispuestos a forzar al espíritu a que se avenga ante el “objeto” como un subordinado. Y a esta humillación del espíritu la llamamos humildad, razón, madurez, e incluso sabiduría o sacrificio del espíritu ante la materia y la forma. 
Somos estoicos del realismo, lo soportamos sin queja, pero no por ello somos menos esclavos de nuestra visión pétrea del mundo al que tratamos como el picapedrero trata la piedra: trabajo, golpe, golpe, golpe, y esfuerzo. 
La ciencia ciencia constata cada vez realidades más sutiles, la filosofía cuestiona los paradigmas de la materia, pero nosotros, en lo más interno de la percepción diaria seguimos utilizando el garrote. Doy un ejemplo.
…Durante los años que viví en esta casa (después de la primera reforma) me era inconcebible pensar que pudiera derribar una pared o cambiar una puerta de lugar. Mi fantasía de cambios no excedía una mejora de pintura, muebles o pequeñas refacciones que no modificaran la estructura. Hizo falta un giro en la percepción  para que la solidez de los objetos se volviera maleable a la imaginación surgida de un nuevo enfoque. El enfoque de que las paredes son a la casa lo que las percepciones a la mente: Un punto de vista.
No estoy diciendo que las paredes, los cimientos y las vigas sean pura “ilusión”, lo que estoy diciendo es que la ilusión del objeto es creer que dicha pared es el límite de la conciencia perceptiva (como cosa real) a la cual debemos  ajustar la imaginación restringiéndonos a sus determinaciones. 
Determinaciones que imponemos al espíritu por el puro afán de asegurarlo a las cosas conocidas, que le son reconocibles a nuestra percepción domesticada por los objetos.
…. Y no obstante la mente, creyéndose libre, vuela en disquisiciones teóricas sobre la vacuidad y los mundos construidos haciendo abstracción de los objetos inmediatos. Pero, cuando finalmente topamos con la pared de arcilla (levantada por el trabajo humano) ella nos devuelve un mundo inamovible. Una enorme montaña delante de la cual el espíritu será doblegado en conformidad a su apariencia.      
Hablo de las tangibilidades cotidianas, esos objetos diurnos de nuestra familiaridad más intima, la rutina de los espacios que conforman la noción de realidad inmediata como la cama que rodeamos para encender el velador, y a la que nunca concebimos en otro sitio.
El hábito de rodear la cama para encender la luz es la rutina perceptiva de una realidad de la conciencia hecha sólida. La trampa en la que el espíritu es cautivo de una ilusión, un embrujamiento que le obliga a caer en el delirio de hacer metáfora y símbolo allí donde sólo hay una fijeza caprichosa, un hábito, un desinterés o una manía.
 Las tangibilidades cotidianas son las verdaderas murallas de nuestra casa, nuestro mundo, el sitio donde enclavamos la percepción de lo real, ese lugar inmodificable, la botella en la que el genio queda atrapado por largo tiempo; el tiempo de la subyugación por los objetos, el objeto fijo en un espacio finito y material.  … El ensueño del genio es la botella, y el genio sigue ahí, esperando por milenios, siglos, meses, semanas, días, minutos, segundos, a que alguien lo encuentre, y lo libere//.  

   

jueves, 12 de julio de 2012

La ética del Dr. House

 Me llevó unos cuantos capítulos entender la lógica del excéntrico Dr. House que le valió la fama de cruel, psicópata, despiadado e infalible salvador de vidas. No es fácil hacer cuadrar la imagen humanista y compasiva de un médico con este ser cuyo concepto de la misión hipocratica dice "los médicos no tratamos con enfermos, (los enfermos mienten) tratamos con enfermedades". !Bueno!....- Al menos él lo dijo- 
Semejante actitud revulsiva debería de tener alguna razón,-eso pensé-, y hoy la encontré en un viejo capítulo de reposición. 
Por primera vez House topa con el misterio de lo que no puede explicarse: un corazón que sin razón deja de latir, y un corazón muerto que también sin razón comienza a latir. Y mientras todos aceptan que hubo un milagro, House lucha con la presencia implícita de Dios quién se queda con la última palabra, y el rédito. 
No, él no se resigna y propone una teoría para explicar el suceso que, como es de esperar, termina siendo cierta, y concluye que el error genético, en todo caso, fue de Dios pero no humano.
Interesante teología la de House que le otorga al hombre la capacidad de "arreglar" las desprolijidades de Dios, no por algún motivo compasivo, sino por el puro afán de conocer y resolver los acertijos que el "oscuro principio" llamado Dios pone al alcance de los curiosos, y cuyo estímulo en el juego de ganarle es ocupar su lugar. 
...Durante el capítulo House discute con su equipo quienes le recriminan su insensibilidad ante el dolor ajeno, y no obstante, le hacen saber que lo que admiran de él es que en medio de su in compasión y a pesar de la cruel indiferencia de sus razones, resuelve en vida lo que ellos con su compasión no pueden.
...Y es en medio de este dilema ético que House formula la flor de su secreto. El colega le dice: No hagas como que no te importa, !le salvaste la vida! 
No me importa, -responde-. No me importa en absoluto; mis motivos son mas puros. Tenia un problema y quería resolverlo. Decir que a uno le importa es sólo una cuestión del ego al que le gusta verse a sí mismo bueno y compasivo... 
No esperaba semejante profundidad, y juro que flashe en un mar de sensaciones y preguntas. ¿Importan las intenciones cuando se es  inoperante en realizarla ? O solo vale aquello que resulta y tiene la capacidad de seguir  y continuar su curso impredecible. 
House responde. ...Cuando ella (la paciente) tenga sus hijos y su vida transcurra lejos de aquí, no va a importarle que un médico negro tuvo hacia ella tal o cual intención, ni cuál haya sido mi motivo para curarla. Importa que este viva. 
         

miércoles, 11 de julio de 2012

Construyendo la Civilización Planetaria: PRIMER ANIVERSARIO: EJE, OBJETIVOS Y ESTRUCTURA

Construyendo la Civilización Planetaria: PRIMER ANIVERSARIO: EJE, OBJETIVOS Y ESTRUCTURA: INSTITUCIONAL - 09- 06-2012  - CONSTRUYENDO Construyendo Civilizacion Planetaria Estimad@s Amig@s: Muy Feliz Aniversario a tod@s!...
-çAMigos de CCP, me gustaría ser parte del grupo... Estoy en el blog Budaazul y también quisiera ser parte de esta hermosa convocatoria. veronia

domingo, 1 de julio de 2012

El pequeño aliento: Exhumación de la palabra

La escritura se ha vuelto espaciada, trabajosa, temática, y quizá menos adjetivable o subjetiva…
¿Dónde quedaron los mares de la mente sub-oscura que navegaba el mito entre fantasmas y promesas?
...Cierta vez escuché de alguien que lo más triste y temido del camino espiritual es el momento cuando después de opacar los espejos intrincados queda solo la espera, la espera sin Dios.  
La simple espera paciente de lo que no sé, y de lo que jamás llegaré a entender. La paciencia del que se sienta en el salón -con la mesa puesta- a la espera de que llegue el invitado, esas cosas familiares que fueron convocadas sin condiciones ni zozobra; lo venido.
Y sin embargo,- se queja la llorona de turno-, no me siento orgullosa de esta paz de asfalto interminable, regular, y sin destino ulterior.
¿Acaso sea este el Gran camino?, la condición extranjera del que vive entre un estar y un irse sin motivos. El puro estar que inventa un sentido que luego le adjudica a los extraños signos, como el soñador inventa cuando relata un sueño.  
…Pero el egocéntrico narrador ha perdido credibilidad en sus versiones, e irremediablemente se extingue en un mutismo higiénico. El mutismo de la palabra desprovista de figuraciones; es decir, la palabra y su delgado esqueleto, la palabra y sus órganos, la palabra y sus fluidos automáticos, la palabra apenas…
Y detrás de la palabra ¿Qué o Quién?
               …Viento, que no se sabe de dónde viene ni a dónde va…
Sutil ráfaga que mueve la emoción hasta emitir sonido: exclamar, describir, rogar, excusar, disentir y acordar sin convicción excluyente...
             Pero siempre en nombre y por Gracia del “pequeño aliento”, del que nada conozco y aún así presiento en el olfato de la mañana. 
...Aireadísimo, evasivo!Cómo se parece al amor!. Si lo duelo, si lo busco, si lo llamo, si lo apropio; desencarna y desvaneeeeece....     l

viernes, 29 de junio de 2012

Buda Azul: La vida mineral:

Buda Azul: La vida mineral:: El sendero solitario Colección: homenaje al mundo mineral Colección: los rayos de la vida Agni en su forma visible Pied...

La vida mineral:

El sendero solitario
Colección: homenaje al mundo mineral

Colección: los rayos de la vida

Agni en su forma visible

Piedra filosofal

sábado, 16 de junio de 2012

Intersección: Espiritualidad y Ecología:

Ayer, en una charla debate sobre “modelos alternativos de consumo”, el ecologista Miguel Grinberg destaco como dato novedoso la confluencia de los grupos ecologistas y espiritualistas cuyos caminos (en el pasado) marcharon separados por una  suma de prejuicios en la que ambos se descalificaron de un modo u otro.
La observación me intereso, básicamente, porque me reconozco situada en la intersección de los (e,e) aunque no siempre de un modo armónico y consecuente. Me refiero,a que por momentos, ser parte de dicha intersección es fuente de cuestionamiento en muchos sentidos, puesto que parten de una cosmovisión diferente. Y el término fundamental de esta diferencia-a mi entender- se llama “naturaleza”.


Ecología y naturaleza
Para la ecología, naturaleza es el modo de relación del mundo humano con el ambiente en el cual interactúa de un modo más o menos consciente, pero cuyos efectos le afectan o afectarán de todos modos. Se trata de una visión en la que la intervención  del hombre determina las condiciones de la existencia, y por lo tanto este puede predecir y modificar las condiciones del futuro mediante la vía racional; es decir, la administración de su parcela de mundo valorado desde algún ideario considerado bueno, y mejor. Por lo tanto, “naturaleza” para la ecología es una dimensión de la conciencia en la que se consideran los términos de la relación en que el hombre tratará con el mundo dado de manera tangible: Entes biológicos y no biológicos, vínculos humanos, comunidades y organizaciones de toda la trama social humanamente significativa. O, dicho de otro modo, de aquella realidad interdependiente que Buda llamo. “El mundo sensible de los fenómenos”.  


Espiritualidad y naturaleza
Hablar de espiritualidad requiere de unas cuantas aclaraciones. ¿De qué se habla cuando decimos “espiritualidad” a secas? En realidad se habla de muchas cosas que significan según quién las diga…Por lo que voy a dar mi propia visión de espiritualidad.
Cuando digo espiritualidad, aludo a aquella cosmovisión que se postula más amplia que las religiones de larga data. La corriente espiritual, en un sentido amplio, promueve la transformación del hombre De un ser definido por una predeterminación psíquica y biológica -que lo restringe a un modo de ser-, a un hombre indeterminado capaz de  experimentar posibilidades abiertas e inexploradas. Sin embargo, para acceder a este  mundo de lo desconocido muchas veces se apela a la creación y sumisión a entidades que justifiquen el acceso al mundo extraordinario. Algo así como un Super Yo que dispare en nosotros al increíble Hulk y habilite la transmutación de hombre a dios. 
...Y al menos para mí, esta es la peor de las tentaciones del mundo espiritual porque convierte a la dimensión humana en esclava de un mandato superior que exige el alto precio de obediencia y enajenación volitiva.  
Lo que estoy diciendo, es que la pregunta sobre la naturaleza es el tema mismo de la  espiritualidad actual puesto que el Hombre es la naturaleza en cuestión cuya pregunta transmuta todos los términos subsiguientes, sobre todo aquellos que funcionan como fundamento.
¿Expreso lo que quiero decir? ¿Que la radicalidad de la pregunta por la naturaleza humana es tan primordial que ante ella las razones de la ecología quedan relativizadas a un modo mayor?; la incertidumbre profusa del que piensa, siente, analiza, valora, y predice el mundo y sus consecuencias. Y es exactamente en este punto en que la intersección (e,e) se vuelve un rompecabezas incompleto. 
¿Qué le falta a la interseción?  
Según mi entender, le faltaría el trato directo y desprejuiciado con el Ser del mundo dado. Le faltaría la pregunta que habilite la insuficiencia de los argumentos y ponga a foja cero las aseveraciones más queridas. Le faltaría desprenderse de la ideología del “deber ser de las cosas tal como las imagino” para que la naturaleza del hombre se revele como la construcción perceptiva de un punto de vista, un yo que “ve al mundo tal como se ve a sí mismo” y en ese espejo se transforme. 
¿Qué le sobra? Le sobran supuestos deterministas.
No obstante, la enriquecedora confluencia entre espiritualidad y ecología abre el desafío de una nueva humanidad. La humanidad que despliega el potencial de su naturaleza sin dualidad hombre/mundo; solo siendo. Siendo todo lo que puede ser.



miércoles, 6 de junio de 2012

El tránsito de venus

Hace días que espero la huella de Venus sobre el sol, ese sol negro y diminuto seduciendo como el lunar en el rostro de Marilyn. 
Hoy, al ver el evento registrado en las fotos no pude menos que interpelar al poeta. ¿cuál es la metáfora de esta rareza aconteciendo ante el público humano?.
...Un poeta sabe que puede haber tantas metáforas como palabras, y no obstante, en su obsesión no estará dispuesto a cejar hasta que la imagen "irreductible" aparezca; esa expresión, la frase, la sintaxis prometedora cuyo cuerpo atraviesa el aro de fuego sin siquiera airear la llama.
          Pero ¿cómo sabe el poeta cuál es esa metáfora?... 
No lo sabe, Pero en el mismo instante en que cruza el umbral el cerrojo de la puerta se abre a la síntesis de todo lo buscado, y entonces él ya no duda. La metáfora siempre estuvo ahí, completa desde el principio y esperando...
Trato de decir que la misma obsesión me persigue y que no puedo dejarla a menos que se resuelva en algo... 
...Un astrólogo podría decir que Venus ha cumplido el destino de relación con el supremo otro, el ser, puesto que el sol representa el Ser, y Venus la relación y la búsqueda del otro, su interés, su afecto, la seducción del otro por causa del mutuo encantamiento, y la admiración.  
No lo sé. Yo sólo sé que la huella germinada en el sol es amorosamente significativa, e indeleble. 
yo sólo sé que siendo como dicen que es, arriba igualito que abajo, en el cielo busco el sentido del tránsito de venus, en mí.  

La flecha de guerra
 se curvó en un abrazo
y al contacto
De rojo, al sol mancho.

jueves, 31 de mayo de 2012

Cuando los budas se manifiestan como objetos

La meditación en la vida cotidiana- a mi entender- tiene que ver con esos momentos en que un hecho, un objeto, o una circunstancia asumen la representación simbólica de un sentido que nos remite a un funcionamiento mental (o emotivo) ocurrido en ese momento O quizá mucho tiempo atrás. Me refiero a un tipo de revelación instantánea semejante a una tomografìa del subconsciente.
Cuando dé un ejemplo sobre lo que digo, estoy segura que ustedes sabrán a qué refiero porque esto nos sucede todo el tiempo, aún cuando no advirtamos que se trata también de un acto meditativo.
...En realidad, no sé cuál es su nombre técnico, pero en mi caso es la meditación qué más frecuento y de la que puedo dar Testimonio Fiel.  Se trata de una meditación que ingresa en el mundo cotidiano como un otro (con ansia de conocer) y termina fundiéndose con lo que Ve para que ese Ver, hable.
Pero todo lo que digo quedará más claro cuando narre un ejemplo: El caso misterioso de la Juguera y la mente.
                     Sucedió en estos días...
Al ordenar la cocina encontré archivada una multiprocesadora de la que solo estaba utilizando la parte para  licuar. El resto yacía en una caja arrumbada por un inconveniente tècnico.
...Durante el verano intenté armarla, y pese a que el manual indicaba cómo hacerlo las piezas no encajaban.
Pase varios días intentando, sola y con ayuda, pero ningún ingenio pudo con ella. Tenía todas las piezas, seguíamos el manual, y sin embargo, !misterio!. Las partes no encajaban.
Cuando reabrí la caja estudié el problema nuevamente y mi conclusión categórica fue que a la procesadora le faltaba una pequeña pieza.
Hice las averiguaciones pertinentes y en todos los comercios dijeron que la máquina vino por importación hace mas de dos años y que no quedaba ningún repuesto.
Con resignación volví a guardar la multitodo y abandone la lucha convencida de que así funciona la vida: un pequeño adminículo, quizá un detalle insignificante, tiene el poder subrepticio de arruinar una totalidad de apariencia perfecta. Tal fue mi convicción.
Por suerte esa tarde llego la Gran Julia, amiga del alma, quien tiene el instinto y la habilidad de las personas con los pies y las manos en la tierra. Le transferí el problema y sin demora recorrió el camino de pruebas y ocurrencias que la llevaron a la misma conclusión: falta algo...
...Entonces, otra vez guardamos la máquina pero no quedó conforme. Estaba inquieta y su conversación se espaciaba por ratos.
  Quiero probar de nuevo, dijo. hasta que en un momento, mirando el diseño del manual, ella vio algo que yo nunca Vi. Retiró una pieza del armado y las partes encastraron igual que un rompecabezas.
No es que falta una pieza,dijo, sobra.
Y en ese instante, mi propio rompecabezas también se armo, y entendí.
En la estructura actuante de la mente mía existe un patrón exhacerbado para percibir la falta que me impidió ver la sobra; esa colíta de más que no estaba en el dibujo del manual Y que mis ojos no vieron.
O para decirlo de otro modo. "Aquello otro" es lo que una cierta estructura permite percibir, y en este caso la estructura carecía de formato para detectar la sobra.
 ...Eso pensé. Es justo en este punto en que el ejercicio de la vacuidad se vuelve operativo, pues, no se trata de reducir el mundo a un fantasmagórico espejo de ilusiones, sino de vaciar la mente de sus formatos previos (hasta dónde se pueda) con el único propósito de que nuestra restringida percepción no excluya los detalles, esos detalles cuyo poder hace que las cosas mas queridas, quizá nuestras mejores proyectos y sueños, no funcionen.        

viernes, 25 de mayo de 2012

!Hola! buda azul

El cerrojo de las palabras temo,
la entonación y el énfasis en
medio de un sentir.
crear un mundo temo con ladrillos de aliento 
 y atrapada en el oro quedar
como aquel Rey 
De su querer prisionero

lunes, 30 de abril de 2012

Querido Grillo

la vida es una secuencia de sentidos mortales. 
...Paseaba por una librería y ante mis ojos distraídos resaltó un libro de Haikus, lo abrí, y la autora (poeta notablemente buena) en el prólogo agradecía a su maestro y mentor felix della Paolera. 
!Grillo! ¿Dónde estás? ¿Qué tengo que hacer para encontrarte?. 
Salí a la calle turbia de remordimientos y me dije. Este es el libro que nunca escribí, como tampoco escribí el  I Ching de Wang... O tantos otros que murieron en la almohada. 
"si verónica mata las luciérnagas, si verónica... "- eso decías-, !Cuánto deseo abandonado! !!cuánta lástima...!
          ¿Y si  realmente las maté?. 
Vine directo a la computadora, estaba urgida, quería verlo...
Apareció su foto junto a Borges, recordé los encuentros y aquellas preguntas "existenciales" que le hiciera en esos años a un Borges más real que legendario, el Borges de los salones chicos. 
Entonces tope con el aviso fúnebre: fin del del ensueño, la fantasía cesó y desperté. 
El sentido que no realizamos es ·"ese" fantasma recurrente, un deseo que descarga en algún lugar distante y que no agota su sed con privación o ayunos...   
Soy libre, porque ahora sé que también lo no nacido muere igual que las luciérnagas que fulguran y apagan.
                   En cambio yo, sigo aquí...
"Lo que pudo haber sido y lo que ha sido descansan en un solo fin que está siempre presente" 
                                          T.S Eliot.

domingo, 22 de abril de 2012

OM

    ¿Cómo es la vida sin los signos que la representen?, ¿Cómo es la vida sin la emoción discriminada por el nombre y su posible causa?
¿Cómo es la vida sin el intrincado camino de la interpretación?; la vida despreocupada de  la temporalidad discursiva. Temporalidad que alienta deseos y esperanzas a los que ha enajenado y convertido en objeto de logro o recompensa bajo el precio (carísimode aceptar que las conductas debidas tienen carácter ontológico: es así, y es para siempre. 
     Pregunto: Cómo es la vida sin el lenguaje que articula el acto de conciencia por el que ideológicamente me sitúo en el mundo.
                                         No son preguntas retoricas. 
        ...Hace días que transito por esta dimensión de la presencia indivisa; la constatación del "complejo psíquico" de estar puesta en el flujo de la existencia sin mayores descripciones 0, para decirlo de otro modo, la imposibilidad de transferir significado a la pre cognición del mundo en su estado lato e indubitable.  
                                         (Ni siquiera la poesía simboliza)
                           
                         ...Bla bla bla, digo y no digo esta mentira. 
  Palabrerío que encubre el rompimiento del símbolo y su homenaje póstumo. 
Digo y no digo que la palabra se llama angustia pero que su nombre en nada representa la sensación cuya fuerza se siente como el primer big bang: sin nadie ni nada que la preceda ni atestigüe, esa primicia inabordable.  
                                       ...Escribo porque no puedo decir.

domingo, 15 de abril de 2012

La budeidad del Haiku

 Dicen los maestros del Haiku, que la virtud de los tres versos consiste en la captación perceptiva del mundo  que emerge antes de la dualidad, es decir, del acto en el que sujeto y objeto bifurcan la brecha discursiva de la interpretación y el concepto diferido. 
Se trataría, pues, de una percepción primordial del mundo tal como aparece en su primera impresión, O para decirlo de otro modo: el aroma antes del reconocimiento de la flor.
 … La percepción anterior a la moralidad, la belleza, o la lucubración intelectual, el instante. 
Doy un ejemplo de haiku.


Barriendo el jardín
La nieve es olvidada por
El rastrillo.


Simple. El instante comprende la atenta percepción del poeta en un todo completamente vívido. Para algunos budistas, tales momentos de absorción emulan la iluminación del Buda despierto en su naturaleza esencial O realidad última: el aparecer infundado  del mundo y su cualidad evanescente… 


¡Un ruiseñor…!
Y en el momento de la comida
Toda la familia. 
                          …También.
Ayer un vuelo;
Hoy otro.  ¡Los gansos
Salvajes no están aquí
Esta noche!


...Son suspiros, tal vez exclamaciones, pensamientos, que no alcanzan a fijarse siendo este el estado  "natural" de buda.
No se trata de una poesía arrobada por el paisaje, sino del puro surgir del mundo de la mente sensiblemente despierta al acontecer, y libre.
Cuento mi experiencia. Luego de interesarme por la poesía haiku caminaba por la villa (en donde trabajo) y el mundo cotidiano comenzó a brotar de un modo distinto. Los lugares, que habitualmente camino y visito se vieron  transformados por una intuición fresca de la realidad, tal como es en su devenir.
...No se trata de un formato literario, únicamente, sino más bien de un estado de la mente en comunión con el cosmos ininterrumpido del instante. 
            
                                        Ora brota un colibrí,
                                        ... desvanece
                                     ¡Brinca el corazón!


Así es el haiku, y así  también es el cosmos nacido de la mente:
Su aparecer y desaparecer conlleva el drama culmine de la existencia toda, la frágil e impermanente condición de los seres y las cosas…
No fueron pocos los maestros que eligieron la dimensión del haiku con la que “tocaron” la ligereza del mundo abjurando de la vana hechicería del apego.


De ordinario detesto al cuervo
Pero esta mañana…
Sobre la nieve


Uno podría imaginarse que en la mente del poeta hay desdén O lamentación por lo efímero; y no obstante, la nitidez de la mente despejada hace que el jardín, sea otoño, invierno, primavera O verano, complete la creación del universo con la viva atención del buda, el despierto. 
... despertar de los sentidos, la emoción, la belleza, y la profundidad que da la inmersión en el espíritu de las cosas. Delicadez, ese niño trémulo que convoca todos los cuidados, todos los amores.


Había dos,
Pero una de ellas no cantaba.
Cigarras de otoño.
                                                                 Lluvia de primavera
                                                                 Un cuerpo que ni pinta ni escribe
                                                                  Trastornado por la emoción.
                        El primer melón
                        Lo cortamos en cuatro
                       ¿O bien en tajadas?

                 Acaso la vida no sea Sino un haiku en la vida del despierto, momento a momento...
                        ¡Satori! ¡Satori!.  buda, después del buda.



Decìa Matsuo Basho. Poeta japonés (1644-1694). 
“ De los antiguos no sigan su huella,
Sigan lo que ellos buscaban”.
                         
Haikus de autores clásicos. (Debo sus nombres). ... olvido, evanecencia.

jueves, 12 de abril de 2012

haikus Parte II !Atreverse!

Haikus,

                           Retuerce el espinel
                           la cruenta pulga;                           
                        Cae el zapato negro.                                         Mosquito pincha la nube   
                                                                                                        ! Qué tormentas desata!  
                                                                                                         Oscuro.                                                                                                                                                                                                                                        
                                                                                                      
                                                                                                  

                                                                     Palo borracho en flor.
                                                                       No sombrea el vasto
 ¡ Jornada desahuciada !                                 Mediodía.                                                                                                                     
Ni un haiku se poso
en el instante.

                                                                           ¡AH!, es el tiempo;.
                                                                            Adentre luz de mayo
                                                                            El matorral.

Alegre casilla,
    Morrito de coral y
 Plumas negras.                                                                                    Bajo el amplio árbol
                                                                                                                    Vecinos,
                                                                                                                   entre mates discurren.                                                                                                                   
                                           !Bulla en la copa!.
                                      Al  unísono multiplican
                                        los cantos.
                                       

    Caminar del  aguayo
       entre verduras                                                             Borbotea  y
       !Mece la carga!                                                              empapa la boca,
                                                                                               A mis cincuenta y tres años.
    

                                                     Mata de nieblas                              
                                                    encubre el cementerio,
                                                    fuga, pasa  un tren.

                                                                                            !Obelisco en Brumas! 
                                                                                          Ruido, lo embiste un                                                                                                                                       
                                                                                            pajarillo Ignoto.
El buda en casa
y la mente vagando:
...Otros los sueños.







domingo, 1 de abril de 2012



                                 Haikus, primer intento.  
                                                                                .. no sabe
                                                              .N                que es otoño y ocaso;
                                                                               vive y deslumbra,ahora.
                                                                                                                                                                           
                                                                                
Polen de abeja,
La mosca titubea
Entre el manjar y el aire.
                                                    Sativa en flor,
                                                   gavilla de olores
                                                   Suelta su preñez.

Bueno y malo;
Asomada en la risa
Estoy aquí.

                                                      
Arándano:
Los labios de la noche
Muerden sin dientes.



Tras la cortina
farol y luna se confunden.
Va el mosquito.
                                                      Cielo incierto,
                                                      Tentáculo de Aloes
                                                      Cuidan la casa.

Longevo  Sol…
No quiere la tortuga
Guardarse aún.

                                                     El higo cae
                                                     Lo reciben las heces
                                                     De la vereda.

De la mano otra vez,
¿Será rescoldo
O luna nueva?

                                                                                                         Barba de días,
                                                                                                   No despertó como rey
                                                                                                     Sino él mismo.