sábado, 13 de octubre de 2012

LA RATA Y EL MUERCIELAGO



Miren este “chiste”… Tiene  una candidez hermosa, la misma candidez con la que proyectamos las íntimas expectativas, los miedos y esta  gran necesidad de creer en lo que creemos De un modo en que se vuelva trascendente y cosmicamente explicativo.
¡OH! Dios, un ángel,- dice la rata- que se eleva en adoración de un semejante advenido en sagrado. Ese Otro, cuya expectativa y admiración le pusieron alas y aureolas de múltiple intención. La rata ve un ángel, ¿pero qué percibe el murciélago cuando viene hacia ella?
…Cuando dos universos abordan la frontera en común proyectan el universo de Dos; el que mira y el que es mirado, O si se quiere la relación entre dos, los equívocos, el miedo al rechazo, la esperanza, la amenaza, el endiosamiento, y la identificación que surgen del choque, la colisión de interpretaciones  distintas.    
Es interesante que el chiste sólo haga “hablar” a la rata mientras que el murciélago permanece en el misterio de su llegada: porque el Otro que llega siempre es un misterio, el agujero oscuro en donde caben los infinitos seres de la mente, la trama de los soles, las galaxias, y la posibilidad purísima  de todas las cosas. Y es este encuentro el que realiza la inmensidad del sentido en que lo advenido se torna real. Quiero decir, un ser cuyo significante vacio ha recibido el agua de todas las vertientes que lo convierten en océano.  Hablo de una corriente en donde las cosas suceden sin un propósito hasta que el sentido las detiene en una exclamación, una observación admirativa ¡Mi Dios, un ángel! Que al instante torna en aquello que es evocado por la enunciación del deseo.
 Y sin embargo el ángel  es nadie, y el que evoca también es nadie pues ambos son al mismo tiempo aquello que adviene: el suceso de la divinidad en curso. …Porque cualquiera sea el Quién (murciélago o rata) son parte del suceso que es, Y sólo queda un “Qué”, eso que provoca la perplejidad y la exclamación de lo que se manifiesta sin creador ni criatura: La divinidad sucediendo. //

No hay comentarios:

Publicar un comentario