viernes, 26 de diciembre de 2014

El mortal acecho de la palabra- conjuro.

¿Cómo desencantar la palabra sin volverla inservible, inválida, o semejante a la mentira?
Es una pregunta abierta e insidiosa, porque no busca una explicación sino una formula- tal vez otro conjuro- que contrarreste su poder evidente y temido.

Hasta ahora, mi única defensa fue herir la palabra en su “univocidad” hasta desangrar su poder en nada…  (Divide su sentido y reinarás)

Pero esa palabra, inútilmente evadida, no vive sola. Ella queda sujeta a un sin número de incontrolables influencias; pensamientos que surgen aunque nadie los quiera. (Fantasmas de las sombras errantes), ¿llamarlas miedo?   

…Conozco el poder de la palabra-conjuro en mi sabida condición de maga- hechicera de los deseos profundos, esos que no se dicen por  temor a qué se cumplan.

Conozco el poder de la palabra- conjuro, en las cosas que Si he querido y que por fortuna y empeño también se cumplieron.

Conozco el conjuro de la palabra mantica y su poder transformador de la insistencia emocional vinculada a un "yo soy esto..."

Conozco el poder de la palabra- conjuro en la rectitud de la palabra comprometida por un sello de fuego,  indeleble e invisible.

Conozco el poder de la palabra-conjuro en la interpretación sentenciosa de una autoridad capaz de torcer la simple percepción propia.

Conozco el poder de la palabra- conjuro en la recitación mantrica, cuyo sonido reiterado va  cincelando los espacios sutiles. 

Conozco el poder de la palabra -conjuro en la manifestación de un enunciado, cuya disculpa o excusas  no lo borran del mundo de la existencia.

Conozco el conjuro de la palabra de un buen deseo dicho con la afectación correspondiente, en tiempo y forma.

Conozco el poder del conjuro  en la palabra escrita y su indeleble persistencia que la convierte en profética.

Pero aún, no conozco el conjuro que la contrarreste.

La pócima salvadora de las fatalidades que hace de mi mundo un samsara lleno de encantamientos.

Es mi deseo de año nuevo que ese don me sea otorgado. ASí SEa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario